lunes, 27 de mayo de 2013

Politicamente correcto


         Llevo unos días, que esto de ser políticamente correcto, me esta molestando bastante. Entiendo que hay ciertas cosas que quizás no es bueno decirlas en radio o televisión, pero también la libertad de expresión es un derecho que tenemos y siempre que no molestemos a otro no deberíamos de dejar de expresarnos. Los derechos de una persona terminan cuando perjudican a otra, pero pensar diferente no es perjudicar a nadie, simplemente es pensar diferente.

         El lunes en una tertulia radiofónica, lo diré, de Radio Marca, además de A Coruña, poco más que crucificaron a uno de los contertulios, porque dijo que era del Deportivo y quería que perdiese el Celta. Casi llegaron a cortarle el micrófono, diciendo que eso era alentar la violencia. Señores, mucho de nosotros, deportivistas, no queremos que el Celta gane, ni en los entrenamientos, y eso es así, por mucho que haya gente que no lo sienta, pero yo si, y creo que la inmensa mayoría de los verdaderos aficionados del Deportivo. Ya se que son gallegos, que es muy bonito el derbi y todo eso, pero es mi rival y mi rival debe perder para que yo esté por encima y le gane, es una máxima del deporte de competición.

         Yo no animo la violencia, es más soy empático con el seguidor del Celta que quiere que mi Deportivo no gane, es lo más normal y no por eso ese seguidor y yo nos tenemos que pelear, solamente pensamos diferente.

         Y si pensamos diferente, porque no podemos decirlo, no es más cínico, aquel que lo piensa y como no es políticamente correcto, dice lo contrario. No nos tenemos que avergonzar de lo que pensamos y si lo expresamos es con todas las consecuencias, pero solo es un pensamiento, un sentimiento, nada más, no por decir que no quiero que pierda el Celta tengo que pelearme con los seguidores de este equipo

         He personalizado en Deportivo y Celta, porque el otro día oyendo la radio me dio bastante rabia como esa persona que lo dijo fue “quemado” por los demás, en particular por el moderador. Pero podríamos trasladarlo a las rivalidades Madrid-Barcelona, tanto en el fútbol, como las ciudades, o los partidos políticos.

         Yo pienso que cada uno debe expresar sus ideas, sin insultar, sin vejar, pero sin cinismo, sin hipocresía, lo que yo pienso es de mi propiedad y no por ser diferente es menos o más que lo que piensa el de enfrente. Y lo que piensa una minoría no tiene porque ofender a una mayoría y al revés, no todos tenemos que pensar como la mayoría, no pensamos igual, pues bueno, cada loco con su tema.

         Dejemos que la gente diga lo que piensa, no queramos hacer de la gente un puñado de borregos, que solo diga lo que queremos oir. Mientras seamos correctos y educados no debemos de avergonzarnos de nuestras ideas, por muy raras que parezcan.

Moncho… para los amigos